Lugares interesantes

 

Templo de una sola nave con un destacable coro sito en madera, decorado con abundantes tallas, a los pies. A la cabecera se alza una torre interiormente sustentada a base de un rígido entramado de madera. Conserva algunos restos góticos y renacentistas entre los que destaca el acceso.

Según Iturriza vincula su fundación a los primeros años del siglo XVI con feligreses separados de Santa María de Mañaria y San Pedro de Tabira, está vinculado al linaje de los Etxaburu.

Durante el siglo XVI Izurtza se pobló de ferrerías. Esto supuso un evidente crecimiento económico y un aumento demográfico. Conllevó un incremento de los diezmos, además de fomentar la industria relacionada con el hierro, este crecimiento demográfico debió dejar pequeño el templo por lo que los Etxaburu decidieron que se comenzaran las obras. Hecha en 1955 se trata de un buen ejemplo de portada gótico-renacentista de gran dovedaje, con vierteaguas y enclavada en un muro bien aparejado, pero su origen habría que trasladarlo varios años atrás. A principios del XVI este edificio sería derruido y se llevaría a cabo la construcción de uno nuevo.

A mediados del siglo XVII se llevarían a cabo las obras que dieron a la iglesia un aspecto prácticamente igual al que observamos hoy en día.

En el edificio se utilizan tanto la sillería como el mampuesto compuesto por piedras obtenidas de las canteras del lugar y especialmente, de los cantos rodados del río Mañaria.

Dentro de la iglesia encontramos las siguientes imágenes:

  • Imagen de La Piedad, salida del taller de los Beaugrant.
  • Dos tablas pintadas con las efigies de la Magdalena y San Juan Evangelista de la primera mitad del siglo XVI.
  • Las figuras romanistas de San Juan Evangelista y la de San Bartolomé.
  • La figura gótica de Santa Agueda.

El retablo mayor construído en 1745 se desconoce su autor. Enclavado dentro del siglo XVIII. Símbolo de la especial relevancia económica de la época. Es un retablo barroco de tipo churrigueresco aunque con connotaciones que lo acercan al rococó.

Se decanta por la del rococó, con rocalla en las columnas, cartelass en el registro central, aletones laterales con flores y espejo de rocalla y jarrones y modillones de tratamiento naturalista.

La imagen de San Nicolás es una pieza reaprovechada de la primera mitad del siglo XVII. Está situada de pie en el centro del retablo, como santo titular de la parroquia.

La figura de San José con el Niño es una figura barroca esculpida con toda seguridad en la época del retablo.

El crucifijo situado en el ático, es de la época de la mazonería, hasta 1745.

Retablo de las benditas ánimas del purgatorio, obra también anónima de 1732, exponente de la recuperación económica de Izurtza durante este siglo, incluye un lienzo del pintor Juan Vicente de Ribera, algo inusual en un pueblo tan modesto como Izurtza. Retablo barroco de estilo churrigueresco.

Oleo de las ánimas del Purgatorio fechado en 1732 y firmado por Juan Vicente Ribera en el margen inferior derecho.