Arquitectura

 
 

Torre de Etxaburu:

La torre Etxaburu está asentada en un pequeño valle por el que discurre un regato que desemboca en el río Mañaria, alejada un kilómetro de la actual carretera que sube hasta Urkiola. Se asienta, además, sobre una roca, lo que permite una mejor defensa y una mejor panorámica sobre el territorio circundante, es muy probable que el camino medieval que se dirigía a Urkiola pasase junto a ella. Se trataría de una torre que intentaría conjuntar su función de atalaya, de edificio controlador y defensivo del territorio. Como la mayoría de las torres  de Bizkaia, actuaba como célula económica de su alrededor controlando el tráfico de mercancías y los prados y heredades de Izurtza. La noticia más antigua que conocemos leyendas aparte es de 1456.

Posee una planta de forma rectangular y una altura bastante superior a lo que es tradicional en las torres vizcaínas. Su cuerpo se divide en tres plantas, el sótano, el piso residencial y la ganbara o camarote, y está cimentada sobre un roquedo que permite a la torre alcanzar una altura aún mayor y mantener una base sólida y estable.

Torre de Izurtza o Bekotorre:

Esta torre también denominada de Aldana, domina el curso del Río Mañaria asentándose sobre una pequeña loma cercana a él.

Casa-Torre de volumen cúbico, se divide también en tres plantas; baja, primera y ganbara, que al exterior se aprecian por los vanos existentes. En sus tiempos fue un edificio noble, un palacio más comodo y habitable que la torre de Etxaburu, al que se trasladarían los patronos de Izurtza.